viernes, 14 de noviembre de 2014

¡Adiós a los labios cortados!

¡Buenos días!


Ya ha llegado el frío, y parece que por fin lo hace para quedarse. ¡Ya era hora! Con lo que me gusta a mí pasar las tardes en casa, con buena compañía, una peli y mantita mientras se escucha la lluvia caer a través de la ventana. O esos días en los que aprovechas para salir bien abrigadita, como si fueras una cebolla, y pasear por las calles de la ciudad aprovechando esos débiles rayos del sol en plenos meses de frío. O uno de esos ratitos en familia o en pareja con la chimenea encendida hablando de vuestras cosas mientras coméis castañas asadas. ¿No me diréis que las estaciones de frío y lluvia no tienen cosas buenas, verdad?

Como cada temporada, las estaciones de frío tienen un sabor especial. A mí me encanta eso de agazaparme en la cama con mis sábanas de coralina (esas de pelo tan tan tan calentitas), la manta, el edredón… así es normal que por las mañanas me cueste un mundo levantarme. O que llegue la hora, todas las tardes, de ver un concurso de la tele con mis padres y mi hermana mientras nos retamos a ver quien acierta más preguntas. Ese tipo de cosas que no solemos hacer en verano. 

Y con la temporada de frío, los madrugones mañaneros a 0 grados, las idas y venidas de clase, del trabajo, de salir con los amigos y demás, llegan también los labios cortados, resecos y con pellejitos. Por eso creo que la entrada que os traigo hoy os va a ser de gran ayuda y seguro que mucha me lo agradeceréis. Porque yo cuando descubrí este truquito, se lo agradecí muchísimo a la persona que lo compartió conmigo y todas sus seguidoras.

Y sin más preámbulo, el post de hoy es sobre: exfoliación o peeling casero de labios. Es un tratamiento muy sencillo y rápido. Además de que no tendréis excusa por el tiempo, ya que en 2-3 minutos estáis listos, tampoco os tenéis que preocupar por los ingredientes, porque os aseguro que no necesitáis nada que no tengáis en casa siempre. O si no, ¿quién no tiene un limón (o jugo/aderezo de limón de limón en su defecto) y azúcar en casa? Todos, ¿verdad?


Pues bien, ahora que ya sabemos lo que necesitamos para hacer nuestra exfoliación de labios casera, os voy a explicar cuáles son los pasos a seguir. Son muy sencillos:

à Añadimos el jugo del limón a una pequeña cantidad de azúcar y mezclamos hasta obtener una pasta. Dejamos un poquito de azúcar a un lado sin humedecer con el limón.
à Aplicamos la mezcla del paso 1 a los labios, y una vez cubiertos, añadimos encima un poco de azúcar seca.
à Ahora, frotamos ambos labios el uno contra el otro notando la fricción de los granitos de azúcar (como cuando nos los pintamos). Tendremos que hacer esto durante 10-15 segundos. También puedes hacerlo con los dedos, masajeando el labio en movimientos circulares (aunque a mí, personalmente me gusta más la fricción de los labios).
à Retiramos la pasta y aclaramos con agua.
à Por último, hidratamos bien los labios con el bálsamo labial que prefiráis.



Y… ¡ya está! Labios perfectos. Tras retirar la mezcla de azúcar y limón, notaremos que nuestros labios quedan muy suaves, voluminosos, con un tono rosado precioso y que además habrán desaparecido todos los pellejitos.
Podéis sustituir el limón por miel o incluso por vaselina.
¿No os parece fantástico y súper sencillo?

[Las fotos que os muestro no son mías debido a que he tenido unos problemillas con mi cámara; así que las he cogido de Google Images.]

Os recomiendo que os hagáis un peeling labial una vez al mes, aunque ahora que llega el frío podremos hacerlo un par de veces al mes. Y recordad llevar un bálsamo labial siempre a mano.

Y nota importante para los chicos. Vosotros también podéis haceros esta exfoliación porque el frío no perdona ni a hombres ni a mujeres, y a vosotros también se os cortan los labios en esta estación del año. Así que dedicaros un par de minutitos a mejorar el aspecto de vuestros labios en estas temporadas de frío. Si probáis, estoy segura de que me lo agradeceréis.

¿Qué os ha parecido el truquito de hoy? No tiene nada que ver con relatos, recomendaciones literarias ni nada de eso, pero creía que compartir con vosotras esta entrada iba a resultar divertido.

Y hasta aquí el post de hoy. Si os ha gustado, ya sabéis que tenéis los botones de compartir justo debajo de la entrada para que difundáis este truquito (y de paso, mi blog) por las redes sociales que prefiráis.
Además espero vuestros comentarios diciendo si conocíais ya este remedio casero. Y si pensáis probarlo, también quiero vuestros comentarios para darme vuestra opinión. ¡Siempre os espero con muchas ganas!
Y, como recordatorio, a la derecha del blog, tenéis la cajita para suscribiros al blog y enteraros de todas las noticias, y los botones para que me sigáis en mis redes sociales.

¡Millones de besos!








PD: Para los que leísteis la primera parte de mi relato por entregas, os comento que el próximo viernes espero poder publicar la segunda parte. Y para todos aquellos que no lo habéis leído pinchad aquí  y lo tendréis.


¡Y a disfrutar del fin de semana!

4 comentarios :

  1. Es un truco maravilloso!! no basta solo con hidratar los labios, hay que darles un poco más de cariño.
    Un beso!

    (Me quedo como seguidora de tu blog. Te invito a visitar el mío www.missarretrancos.blogspot.com )

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por supuesto que me pasaré por tu blog, y seguro que será para quedarme.
      Un beso guapa y gracias por quedarte :)

      Eliminar
  2. wooow!!!! que truco tan ideal!! no lo conocia y me va a venir fenomenal!!!! mil besos!!!
    www.sweetlive.es (te espero)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya te sigo guapa. Un beso y gracias por tus comentarios ^.^
      Un besito!!

      Eliminar

Blogging tips