viernes, 13 de noviembre de 2015

Miedos encontrados

¡Hola!

¿Qué tal estáis? Yo por fin vuelvo a escribir, y os traigo una historia, reflexión o como queráis llamarlo. Tenía ganas de escribir algo, y esto fue lo que salió, mejor o peor... pero lo que importa es ir recobrando la ilusión con la escritura, la narración.

¡Ojalá lo disfrutéis!

------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Últimamente no me lo quitaba de la cabeza. Hacía días que él se iba con un único pensamiento a la cama, y yo lo sabía. Y sí, eso me preocupaba a morir. Sabía lo que ocurriría si el conseguía su sueño, y, aunque una parte de mí deseaba que entrara a formar parte del mundo de la televisión, otra parte de mí se sentía egoísta por no querer perderle.

Sabía de sobra que me quería, y que, aún a pesar de las discusiones y los malos momentos vividos, como cualquier otra pareja; lo nuestro era especial para ambos. Yo sabía que él era el hombre de mi vida sin duda alguna, pero, ¿qué había de él? ¿Y si me quería pero no era lo suficientemente fuerte para que durase para siempre? La simple idea me aterraba.

Yo lo quería todo con él. Él, bueno, siempre decía que nuestra visión del futuro parecía distinta, y que quizás eso no era del todo favorable. Y claro, sin poder apartar ese pensamiento, estaba el hecho de que él se estaba preparando para ser actor, y, que si lo conseguía, ya no podríamos vivir juntos, al menos en un principio.
Si lo aceptaban, el empezaría a viajar, a grabar en los rodajes, a asistir a eventos, y yo, bueno, yo debía quedarme en la casa que ahora mismo compartíamos porque un trabajo me ataba aquí, y, nadie podía asegurarme que fuese posible el irme donde el fuese.

Primero, porque él quería que yo no dejara de lado mis ilusiones, y, segundo, porque él tendría que compartir muchas horas con gente nueva.
Y la idea de llevar una relación a distancia era casi impensable debido a nuestro carácter.

¿Que me quiere? Lo se. ¿Que no me quiere perder? También, pero, ¿quién me aseguraba a mí que si él se iba lo nuestro seguiría funcionando? Era una cobarde y lo sabía, con creces además. Estaba aturullada; intentaba disfrutar del presente, del ahora, de lo que teníamos, pero, cada vez que salía el tema del proyecto que tenía entre manos, sentía pavor.
No me imaginaba mi vida sin él, y, aunque sé que tendría que renunciar a algunas cosas por estar con él, nada me parecía más absurdo o más doloroso que dejarlo. Lo amaba sobre todas las cosas y me aterraba la simple idea de no tenerlo en mi día a día.

Sentimientos opuestos, miedos encontrados... Siempre le desearé lo mejor, siempre esperaré que consiga sus propósitos y yo misma lo ayudaré a conseguirlos. Lo amaré, lo apoyaré, lo escucharé y le daré todo de mí, y bueno, que al final sea lo que tenga que ser.
Por él, todo.

------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Os comento también que hay nuevo vídeo en mi canal de Youtube y que os espero.

Millones de besos,

Tatiana.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Blogging tips